INICIO | REFLEXIONES | CUANTO MÁS ESTRESADO ESTÉS, MÁS CALMA NECESITAS

Cuanto más estresado estés, más calma necesitas

estrés

 

¿El título lo dice todo, no? Es una obviedad que nuestro impulso natural es buscar sentirnos bien. Sentirnos bien y cómodos es la base misma de nuestra evolución. En esa búsqueda, como sociedad y como personas, hemos conseguido avanzar técnica, tecnológica y socialmente. Hemos pasado de la cueva a los edificios. De matarnos como bárbaros a crear leyes que nos den seguridad. Y ese mismo impulso tienen que ser el combustible que nos lleve a una vida más placentera y plena.

Cada día trae consigo retos y problemas. Toda la tensión generada en nuestro organismo la hemos llamado "estrés". El estrés de nuestra época, el estrés de nuestra sociedad. Bendito estrés.

Un método muy simple para soltar ese estrés es el silencio. El silencio baja nuestro ritmo físico y mental. El simple hecho de sentarse o caminar por la naturaleza, o un parque, en silencia, tú sol@ con tus pensamientos, permite que las emociones se vayan poco a poco apaciguando. Sentirás cómo la tensión de tu cuerpo disminuye. Sentirás que la velocidad de tus pensamientos merma. Estarás reconectando con esa paz interior tan desconocida y desaprovechada en los tiempos que corren.

Otra buena opción, que tienen mucho que ver con el silencio, es la meditación. La meditación es una herramienta de crecimiento y equilibrio personal valiosísima. Una frase típica y tópica sobre la meditación que me encanta es "si se le enseñara a todos los niños del mundo a meditar, se terminarían las guerras y conflictos". Que esta frase sea un tópico no quiere decir que sea mentira. La meditación nos centra, nos equilibra y, además, nos permite conocernos de una manera más profunda.

Como te decía, el silencio y la meditación son herramientas que puedes usar cuando te sientas revuelto emocionalmente, o acelerado mentalmente. Recuerdo haber escrito un método de meditación activa no hece mucho tiempo. Lo que me gusta de la meditación activa es que no necesitas detenerte, sentarte en un sitio y quedarte quieto para hacerla. Por el contrario, puedes hacerla mientras te desplaza, mientras cocinas o haces la cama. En fin, son meditaciones que no requieren una pausa física y con la que consigues el mismo efecto de una meditación "tradicional". Si te interesa saber más sobre esa meditación aquí te dejo el enlace.

Un abrazo.

-También puede gustarte-