INICIO | CRIANZA CONSCIENTE | MÉTODO PARA ACOMPAÑAR LA FRUSTRACIÓN

Método para acompañar la frustración en los niños

 

La entrada de hoy es un método para trabajar con los peques la frustración. Con esta dinámica de inteligencia emocional podremos ayudarles a afrontar situaciones donde la frustración se apodera de ellos ocasionando pataletas o agresividad.

Es muy fácil de realizar, sólo hace falta meterse en el papel y hacer un poco el payaso. Creyéndonoslo y haciéndoselo creer al él. Por suerte su gran imaginación e inocencia jugarán de nuestro lado. Además, cuando nuestro hijo nos vea actuar de forma poco normal, con total seguridad se sorprenderá y nos prestará atención. Ese es el momento que debemos aprovechar para incitarlo a jugar con nosotros.

La dinámica se llama "El Monstruo del Enfado".

La podremos utilizar cuando detectemos que nuestro hijo está entrando en un estado de rabia y frustración. Cosa que sabremos reconocer fácilmente porque ya conocemos ese estado a la perfección y sabemos cuáles son sus consecuencias ☹.

En ese momento, una vez detectado el estado emocional que se avecina, vamos a ponernos, con mucha exageración y total convencimiento, a buscar el Monstruo del Enfado. Lo buscaremos cerca de él, mirando debajo de la mesa o el sofá, debajo de las mantas, o cualquier otro sitio donde ese molesto monstruo se pueda esconder.

En este punto, con total seguridad nuestro hijo estará sorprendido y nos preguntará qué estamos haciendo. Este será el momento oportuno para decirle que estamos buscando un monstruo pequeñito que es muy molesto, que nos hace sentir mal y no nos permite pensar y comunicarnos con claridad. También le diremos que estamos seguros de que está cerca porque vemos que él se está enfadando.

Procederemos a buscar el monstruo en su pelo, en sus pies, debajo de su camiseta, por los brazos, las axilas, por todo el cuerpo. Haciéndole un poco de cosquillas y muchas caricias. Por último le preguntaremos si lo ha visto o si lo ha sentido. Le diremos que cuando el Monstruo del Enfado nos muerde sentimos rabia, cosas en la pancita y tenemos ganas de ser agresivos.

Procuraremos llevar al niño a un estado de autobservación para que empiece a reconocer ese estado emocional.

Le permitiremos expresarse con libertad y le ayudaremos en el proceso de forma activa a través de preguntas como: ¿qué sientes?, ¿dónde lo sientes?, ¿qué crees que te haría sentir mejor?

Le daremos atención plena y comprensión. Debemos ser empáticos con sus límites para poder entender por qué se sienten así. También evitaremos centrarnos en la fuente del problema. Preguntas como: ¿por qué te sientes así?, ¿qué quieres que haga por ti?; son contraproducentes.

Se trata de enseñarle que el estado emocional en el que se encuentra es suyo, solamente suyo, y por lo tanto está en su poder cambiarlo para sentirse mejor.

Recuerda que esto es una guía y que la forma que tienes de comunicarte con tu hijo es única y tú más que nadie conoce la mejor manera de hacerlo. Así que siéntete en la libertad de cambiar las expresiones y la manera en la que actúas. Eso sí, ¡ten siempre presente el objetivo de la dinámica!

Los niños son seres naturalmente simples e inteligentes. Y en esta simpleza está la sabiduría más profunda. Allí dentro está la fuente del autoconocimiento y de la felicidad.

Con la práctica de este ejercicio y su propio desarrollo conseguirá una herramienta valiosísima para toda la vida. Serán sus primeros pasos para ser un ser responsable de sí mismo, resiliente y estable emocionalmente.

Espero que te sea útil y que lo apliques con amor y paciencia.

 

Si te gustó la lectura, ¡compartenos!

-También puede gustarte-