INICIO | CRIANZA CONSCIENTE | MÉTODO MONTESSORI: APLÍCALO EN CASA

Método Montessori: aplícalo en casa

Durante 50 años, la doctora italiana María Montessori se sumergió en el estudio y la observación científica del proceso de aprendizaje en los niños. A partir de este análisis desarrolló una metodología de enseñanza basada en una visión integral del niño.

 

Principios básicos

La característica más importante en el método Montessori es entender al niño como un ser completo, donde la parte física, intelectual, emocional y espiritual tienen la misma importancia y donde, además, su independencia, su libertad y su ritmo de aprendizaje y desarrollo deben ser respetados para potenciarlos correctamente. En el método Montessori no se vale imponer al niño una metodología concreta, así como un currículum estandarizado y preestablecido. El respeto a su individualidad es un pilar fundamental en la enseñanza.

El aprendizaje, en todo momento, es libre y experimental, dejando que sea el niño quien decida qué quiere aprender y cómo lograrlo, de una manera independiente y en base a su propia curiosidad.

 

La observación en el método Montessori

Observar aprendizajeHablar de observación en la metodología Montessori es hablar de un pilar fundamental. Para conocer mejor al infante, el adulto, como maestro/guía, debe centrar sus esfuerzos en observarlo. Debe hacerlo con un interés sincero y real, ya que será su mejor herramienta para desarrollar un camino de aprendizaje adaptado para el niño.

De esta observación sacaremos datos tan importantes como sus gustos, sus intereses, cómo se relaciona con el entorno, cómo aprende y adquiere nuevos conocimientos, cómo son sus reacciones, cómo maneja sus emociones, y un sinfín de invaluables datos que nos servirán para encontrar o "determinar las pautas" -siempre respetando su singularidad- que mejor se adapten a sus características de aprendizaje.

Es un trabajo muy intuitivo, donde una libreta o folio para apuntar lo que vayas aprendiendo sobre el niño te será de mucha utilidad. Recuerda que esa información vale oro, así que tenla a buen recaudo.

 

La sala o ambiente en el método Montessori

 

Otro punto clave para María Montessori era el ambiente donde los niños aprendían. Debe ser una habitación o sala pensada y diseñada para promover su completa libertad y autonomía. Debe tener las siguientes características:

-Las estanterías o armarios deben estar a la altura del niño. Esto les permitirá tener más autonomía y libertad a la hora elegir los juegos con los que quiere experimentar a cada momento.

-El espacio debe ser diáfano, limpio y sin demasiados estímulos visuales. Esto les ayudará a disfrutar más de cada actividad que realicen. Además, si se habitúan a un espacio que tenga orden, aprenderán a responsabilizarse de mantenerlo tal y como lo han encontrado.

Estas son algunas de las pautas para que nuestros hijos desarrollen a una edad temprana la autoconfianza, aprendan a reconocer sus deseos e intereses, y conozcan el valor de la independencia y el orden.

Los juegos o materiales en el método Montessori

Juego de bolas MontessoriCuando hablamos de juegos en el método Montessori hablamos de juegos didácticos, que promueven el aprendizaje. También hablamos de juegos específicos y especializados, hechos en materiales multisensoriales, diseñados para crear en el niño una relación de libertad y confianza con el aprendizaje, ya que las variables de resolución y error están pensadas y controladas de antemano. Esto permite que la díada ensayo/error forme parte de la adquisición de nuevos conocimientos desde el primer momento.

Como todo, en la metodología Montessori estos juegos están pensados para acrecentar en los peques la sensación de libertad e independencia de forma natural. Además de promover la concentración y la espontaneidad, ya que aprenderán desde el principio que no hay una manera única y perfecta de hacer.

Por último, y de igual manera que en el ambiente Montessori, pudiera parecer que se trata de algo caro y exclusivo para los bolsillos más abultados. Nada más lejos de la realidad. Aunque, como todo, puedes gastarte mucho dinero si quieres. Por otro lado, puedes ser creativo y buscar ideas por internet. Con un poco de ingenio, un poco Google y ganas, podremos crear muchísimos juegos para nuestros hijos. Es más, al final de esta entrada está la sección de libros recomendados: allí encontrarás buenas ideas.

 

Los padres y el método Montessori

Padres futuro Montessori

La figura de los padres es importante para cualquier niño, sobra decirlo, pero no está de más recordarlo. Somos su espejo, somos su primer ejemplo, será en nosotros en quienes primero pondrán sus ojos para aprender a relacionarse con el mundo.

En el método Montessori los padres son maestros/guías también, por lo que deben participar activamente en su educación. Somos modelos de comportamiento. En nosotros se complementa la educación de nuestros hijos, esa parte muchas veces menos intelectual, pero muchísimo más humana y personal.

Hagamos que la educación de nuestros hijos sea una oportunidad para educarnos a nosotros mismos, para mejorarnos y así poder brindarles una buena base.

 

Cómo aplicarlo en casa

Lápices de coloresEl método Montessori, a parte de ser impartido en una escuela especializada, también puede aplicarse en casa como complemento a la educación escolar del niño. En caso de que estés educando a tu hijo en casa, el método Montessori nos brinda herramientas de enseñanza de incalculable valor. Si te interesa ampliar información sobre la educación en el hogar, puedes leer nuestro completo artículo sobre homeschooling.

Para empezar con el método Montessori en casa puedes seguir esta pequeña guía:

  1. Crea un espacio diáfano, limpio y seguro, adaptado físicamente para tu hijo. Como decíamos antes, es importante que los materiales estén en todo momento al alcance del niño. En esta entrada puedes ver cómo.

  2. Consigue recursos y materiales sensoriales para que el niño juegue con ellos. En el juego está el aprendizaje. No hace falta que te dejes una fortuna para comprarlos. Puedes encontrar ideas en internet sobre recursos Montessori, y con un poco de imaginación crearlos tú mismo.

  3. Recuerda tu función como padre/guía y trabaja en ella. Debes acompañarlo, pero no hacer las cosas por él. Deja que sea su propia curiosidad e inteligencia la que se imponga a la hora de elegir y resolver cualquier problema que se le presente.

  4. Además de tener un ambiente preparado para el niño, procura que tu casa y todas las labores que allí se desarrollan sean participativas y estén adaptadas a tu hijo. La vida no sólo se trata de aprender a leer y a sumar. La independencia y autosuficiencia darán seguridad en sí mismo a tu hijo. Introdúcelo en las obligaciones del hogar: el orden, la limpieza, hacerse cargo de su propio espacio, etcétera.

  5. Sobre todo, ten presente que tu hijo está en fase de aprendizaje, absorbiendo nuevos conocimientos constantemente. Sé paciente con él, sé un guía comprensivo, en el cual él se pueda apoyar con confianza, sin miedo a ser juzgado.

Si te gustó la lectura, ¡compártenos!

¡COMPARTE!

-También puede gustarte-