Jabón multiusos para el hogar

-Casero y reciclado-

 

En este sendero de cambios que transitamos desde hace un tiempo, para nosotros es primordial estar abiertos a cambios en nuestro hacer diario. Uno de éstos cambios fue la decisión de empezar a aprovechar el aceite usado que generábamos en casa. Ahora lo reutilizamos y hacemos unos jabones estupendos que se pueden utilizar para limpiar infinidad de cosas.

¿Sabes que en España se estima que en un año una persona utiliza 4 litros de aceite? Lo que quiere decir que la población española utiliza un promedio de 180 millones de litros anuales. Muchos de los cuales acaban en tuberías o tirados en cualquier parte. Cuando no nos deshacemos correctamente del aceite usado estamos contaminando nuestro entorno. Este aceite contamina las aguas, obstruye las tuberías de nuestros desagües y no es biodegrable, lo que quiere decir que no se descompone de forma natural.

 

Beneficios de hacer jabón con aceite usado

 

Los beneficios de hacer este jabón son muchos, pero el principal es que si lo hacemos, reducimos nuestra huella medioambiental. Os lo explicaré con más detalle:

  • Menos productos de limpieza= menos plástico

    Uno de los beneficios de hacer jabón con aceite usado es que se reduce inmensamente la cantidad de plástico generada por una familia. Por ejemplo, nosotros antes de empezar a hacer este jabón, utilizábamos cada año aproximadamente unas 24 botellas de jabón y suavizante de la ropa, siendo sólo dos personas. En casa no solíamos utilizar tantos productos de limpieza pero, si es tu caso, también habrá que sumar la botella de quitamanchas, la botella de desengrasante, la botella de limpia suelos, la botella de limpia cristales, etc. Ni hablar si hacemos el mismo cálculo en una familia de 4 o 5 personas. El número de plástico generado para la limpieza del hogar se dispara.

  • Más económico

    Hasta ahora no he comentado nada sobre el tema económico pero, sin duda, es una alternativa mucho más económica que las marcas de jabones y suavizantes más habituales. Piensa que el agua que utilizas para hacer este jabón, obviamente es gratuita; el aceite no lo compras exclusivamente para hacer este jabón, sino que ya lo has utilizado para cocinar, por lo que no cuenta como un gasto. Por último, el kilo de sosa cáustica suele costar unos 6 euros en España aproximadamente, y con 1 kilo de sosa puedes hacer unos 8 litros/kilos de jabón. Increíble, verdad?

  • Es un jabón biodegradable

    Si tiramos aceite usado en la tierra, éste no se descompone de forma natural, como he dicho antes, no es biodegradable. Sin embargo, el jabón que vas a aprender a hacer, sí que es biodegradable -lo explico más adelante- Por esta razón creo que es una mejor opción reciclar el aceite usado para hacer jabon antes que depositarlo en los puntos verdes y mucho menos tirarlo por el desagüe. De esta manera, reducimos la cantidad de productos que se utilizan en un hogar.

    Personalmente pienso que casi todos esos productos, por no decir todos, son prescindibles. A través de la publicidad nos han hecho creer que necesitamos TANTÍSIMOS productos en nuestro día a día que,  a la hora de la verdad, son totalmente inútiles. Y, sin duda, 100% sustituibles.

  • No tóxicos para la piel/No tóxicos para el planeta

    Este jabón será un producto que lo habrás hecho TÚ y sabes desde principio a fin los productos que has utilizado para elaborarlo. Sabes que este jabón no tiene ningún tóxico, que respeta el medio ambiente. Además, a nivel personal creo que hacer las cosas en casa no tiene precio. Considero que vemos con otros ojos cuando hacemos algo nosotros. ¿No crees que cuando haces las cosas tú las valoras más?

¿Para qué puedo utilizar el jabón con aceite reciclado?

 

Una buena razón por la que hacer este jabón es que si lo haces, tendrás un producto multiusos.

 

  • Puedes hacer lavavajillas con él, los platos quedan super brillantes. Te lo digo por experiencia, lo usamos en casa y nos encanta (y deja las manos suaves!)

  • Puedes lavar alguna prenda a mano y te quedará estupenda. Tenemos un bebé y te aseguro que salen todas las manchas de la ropa 😉

  • Puedes utilizarlo para la lavadora, en formato líquido o en polvo, como tú prefieras.

  • Para lavar los suelos o los azulejos, es estupendo.

  • Podrás limpiar casi toda la casa. ¡Cumple todas las funciones!

¿Cómo se prepara?

 

Como verás es un jabón muy fácil de hacer, sólo necesitas unos pocos minutos de preparación para después dejarlo reposar durante 40 días (período en el cual no tendrás que hacer nada más que esperar). ¿Manos a la obra?

  • MATERIAL

  • Balanza
  • Mascarilla o pañuelo
  • Gafas
  • Guantes
  • 2 recipientes
  • Palo de madera
  • Moldes
  • INGREDIENTES

  •  1 litro de aceite usado y colado
  • 350 gramos de agua
  • 136gr de sosa cáustica
  • Opcional: unas gotas de aceite esencial de arbol de té que es desinfectante.

[Quiero hacer un inciso. Está muy extendida la creencia de que el jabón con sosa cáustica no es natural o no es bueno. Después de mucho investigar sobre el tema, he podido comprobar que la sosa cáustica, que es un ácido, cuando se mezcla con el aceite, que es un alcalino, provoca una reacción química. En ese proceso desaparece tanto el aceite como la sosa cáustica. Y juntos crean un nuevo elemento que es el jabón. La sosa cáustica como tal, ya no está. Además una vez tenemos la mezcla del jabón, debemos dejarlo reposar para que pase el proceso de saponificación. Este proceso es necesario para que el pH del jabón se equilibre y sea apto para nuestra piel. Este jabón que conseguirás de manera casera, es mejor que cualquier otro que puedas comprar en un comercio. ¿Por qué? Porque los jabones industriales están hechos con sosa, pero no contienen su glicerina natural, ya que se la extraen para elaborar otros productos de belleza. La acción de la glicerina es hidratar nuestra piel y mantenerla suave, por esta razón generalmente los jabones comprados resecan la piel. En cambio, si utilizas este jabón casero para lavar platos, por ejemplo, notarás que cuando toca tus manos te deja una fina capa hidratante en la piel y te aseguro que ni siquiera necesitarás guantes.]

  • PREPARACIÓN

  • Elige un lugar ventilado, ponte guantes, tápate la boca con un pañuelo o mascarilla y ponte gafas para protegerte los ojos.

    Estas medidas son importantes ya que al principio la reacción de la sosa con el agua genera gases que debemos evitar inhalar y tocar. Con estas precauciones estarás segur@ para empezar. -La sosa cáustica es irritante sólo en estado puro-

1- Prepara todo lo necesario para tenerlo a mano durante la proceso. Recuerda utilizar utensillos limpios y colar el aceite para conseguir que el jabón quede limpio*

Para empezar vierte la sosa en el agua, nunca al revés. Mezcla hasta que la sosa se disuelva por completo. Al juntarlos verás que sube la temperatura del agua, por lo que debes esperar unas horas hasta que tenga una temperatura similar al aceite. Recuerda que la diferencia de temperatura entre el aceite y el agua no puede ser superior a 10 grados.

2- Vierte el agua con la sosa en el recipiente donde hayas puesto el aceite. Hazlo muy despacio e intenta que sólo caiga un fino chorro. Puedes ir mezclando ambos líquidos con un palo o puedes utilizar una minipimer que es más rápida. Debes asegurarte que esta mezcla quede bien integrada, hazlo durante unos 10 minutos aprox. El resultado final debe ser una mezcla bastante espesa, lo que se le conoce “punto de traza”, que ocurre cuando queda una traza al levantar la minipimer.

3- Coloca la mezcla en los moldes, yo reutilizo cajas de leche que guardo desde hace tiempo. A la hora de desmoldarlos nunca rompo la caja, así no necesito envases continuamente. -Una opción es conseguir unos moldes que sólo uses para este jabón que te durarán por siempre-. Déjalo reposar en un lugar oscuro y pasadas 48 horas aproximadamente puedes desmoldarlos.

4- A la hora de desmoldar debes asegurarte que haya endurecido lo suficiente para que no se rompa, asegúrate que el jabón tenga el aspecto de un queso en barra con consistencia. Si quieres tener jabones individuales puedes cortar trozos de unos 2 dedos de ancho. Colócalos separados entre ellos para dejarlos secar durante 45 días aproximadamente. Este período puede variar según la época del año y de la temperatura ambiente del lugar donde te encuentres.
Recuerda que este período de 45 días es importante para que el jabón haga el proceso de saponificación, en el cual el pH del jabón se equilibra para que sea apto para el contacto con la piel. Durante el proceso de saponificación la textura del jabón se vuelve más dura.

 

Si lo has hecho, en nuestro facebook nos puedes contar cómo ha sido tu experiencia o si tienes alguna duda.

¡Comparte con los tuyos si crees que les puede gustar!

Si quieres llevar una vida más natural y sencilla, únete a nuestra comunidad para estar al tanto de los nuevos artículos y de algunas sorpresas también;)

Please enter your name.
Please enter a valid email address.
Something went wrong. Please check your entries and try again.

Tampoco nos gusta el spam. Cancela la suscripción cuando quieras.

-También puede gustarte-

© 2020 Senderos de Cambio. Todos los derechos reservados