INICIO | CRIANZA CONSCIENTE | JUEGO DE INTELIGENCIA EMOCIONAL: EL MIEDO

Juego de inteligencia emocional para l@s niñ@s: el miedo

 

 

El miedo... qué emoción más insidiosa y recurrente. Nos confunde, nos limita y, algunas veces, nos juega malas pasadas. Pero, ¿es también una emoción positiva?, ¡por supuesto! Y necesaria. ¿Dónde estaríamos si no tuvieramos miedo? Muertos, seguramente. El miedo es un pilar para nuestra supervivencia y, bien utilizado, nos ayuda a proyectarnos mejor hacia el futuro y a tomar mejores decisiones.

 

Pero, ¿cómo podemos hacer un uso correcto del miedo, en lugar de que él haga un uso incorrecto de nosotros? La respuesta es simple: conociéndolo.

 

La mayoría de nosotros hemos crecido en una cultura de aversión al miedo. Donde esta emoción era vista con recelo y era injuriada, juzgada y rechazada. También quienes lo sentían. Las típicas burlas del "gallina" o del cobarde marcaron nuestra infancia. Estaba mal sentir miedo, ser un miedoso o ser un cobardica. Aunque en realidad no era que estuviera mal sentirlo, estaba mal demostralo. A pesar de todo, de todas nuestras tretas para esconderlo, de todas nuestras aparentemente sinceras bravuconadas, el miedo estaba allí, dentro de nosotros, agazapado.

 

Gracias a la vida, y para beneficio de todos, la sociedad y el humano ha evolucionado, y lo que ayer se consideraba normal, hoy ya no tanto. Ahora tenemos otra conciencia de lo que significa ser una persona completa y de lo que es importante para vivir en una sociedad mejor.

 

Esta conciencia es la herencia que daremos a nuestr@s hij@s y niet@s. Y para aportar mi granito de arena, hoy te traigo un juego de inteligencia emocional para que puedas apoyar y acompañar a tu hij@, o sobrin@, o niñ@ que conozcas y te importe, a establecer una relación más conciente y provechosa con el miedo.

 

Juego de inteligencia emocional para nin@s: Los exploradores.

 

Para el juego de hoy necesitaremos: una linterna, un tubo de papel a modo de catalejo -o unos prismáticos o binoculares si los tienes-, un gorro o gorra o sombrero o pañuelo para ponernos en la cabeza, y muuuuuucha energía y actitud. ¡Nos disfrazaremos como los exploradores más valientes y avezados de la faz de la tierra!

 

Hoy vamos a acompañar al nin@ a descubrir que los miedos, por norma general, son inmensamente más grandes en nuestras cabezas que en la realidad. Pero el truco está en no decírselo, el truco está en que lo descubra por si mism@. Y lo haremos a través del juego y la diversión.

 

Como adultos nuestro trabajo consistirá en crear una situación imaginaria donde seremos valientes exploradores que, movidos por la curiosidad, quieren descubrir qué se esconde detrás lo que produce miedo al niñ@.

 

Las directrices básicas de nuestro acompañamiento son:

  1. Hacerlo de forma activa, proactiva incluso, pero sin presionar o apabullar al niñ@.
  2. Hablar con un tono que sugiera normalidad, seguridad y diversión, evitando sobresaltos.
  3. Respetar las respuestas y los tiempos del niñ@, evitando juzgar o comparar sus reacciones. ¡Es su proceso y son sus tiempos!

 

A partir de aquí todo vale, si es en pro de la diversión y de pasar un buen rato.

 

Con los niños, hacer el payaso es algo que siempre ayuda. También ayuda conectar con su estado emocional, ser empáticos y evitar juzgar desde nuestra perspectiva de adultos.

 

Recuerda que el límite del juego está en tu imaginación: podéis ser piratas, ser investigadores, policías, bomberos, etc. Siempre con ánimo de explorar y de conocer qué se esconde más allá del miedo.

 

¿Que tiene miedo a la oscuridad? Con nuestras súper linternas nos centraremos en dar luz y descubrir que se esconde en las tinieblas, observando desde lejos con nuestros catalejos y luego acercándonos.

 

¿Que tiene miedo a los ruidos? Seremos exploradores que buscan la fuente de los ruidos más extraños del planeta para un estudio científico.

 

¿Que le dan miedo los bichos? Estaremos en la selva buscando los bichos más bonitos para una exposición que se llevará a cabo en un museo.

 

Como te decía, el límite está en tu imaginación.

 

Lo bonito de este juego es que enseñará al niñ@ que el miedo es algo que suscita curiosidad en lugar de rechazo, que el miedo es una aventura y es una oportunidad para aprender algo nuevo, para ampliar sus fronteras y para superar prejuicios.

 

Si quieres conocer más juegos como éste, puedes hacerlo en nuestra sección de crianza consciente.

 

Si te gustó la lectura, ¡compartenos!

¡COMPARTE!

-También puede gustarte-