Mejora la relación con tu menstruación

La menstruación la experimentamos la mayoría de mujeres a lo largo de nuestras vidas. Pasamos muchos años de nuestro ciclo vital viviendo una naturaleza cíclica. Sin embargo, nuestro día a día lo solemos vivir en piloto automático. Te has hecho esta simple pregunta alguna vez, ¿Cómo me relacionas con mi menstruación?.

Me encuentro escribiendo estas palabras para todas nosotras, porque defiendo firmemente la idea de que, como mujeres, tenemos el derecho de vivir nuestro ciclo menstrual con consciencia y respeto.

 

 

Si estás leyendo esto es porque, como muchas otras mujeres, te interesa hacerte amiga de tu sangre. Si es así, para llegar a ese punto, te puede ayudar conocer la relación de nuestros ancestros con la menstruación y, sobretodo es fundamental, descubrir las herramientas que explicamos en esta entrada, las cuales pueden ayudarte a ser la protagonista de tu ciclo menstrual y a vivirlo con más consciencia.

Hoy en día, la mayoría de mujeres vivimos con una constante sensación de desconexión respecto a nuestro ciclo menstrual; muchas aborrecemos los constantes cambios que vivimos a lo largo del ciclo menstrual o sufrimos trastornos menstruales constantes.

 

A través de la comprensión de nuestra realidad diaria, podemos darle luz y espacio a esta desconexión interna. Comprendernos para querernos es nuestra gran responsabilidad.

 

Las etapas del ciclo menstrual:

Recibimos la menstruación y nos encontramos con una necesidad de reposo, descanso y tranquilidad. Al despedirnos de este período, llega la pre ovulación y nuestra energía está renovada, estamos más enérgicas y nos sentimos como nuevas. Más tarde llega el momento de la ovulación, en el que estamos totalmente receptivas y con predisposición para ayudar y cuidar de los demás. Después de este momento nuevamente llega el descenso y nuestra energía vuelve a decaer durante la pre menstruación, necesitamos quietud y recogimiento.

Aquí podemos ver las cuatro mujeres que nos conforman, cuatro energías diferentes que se fusionan, somos esas cuatro mujeres a lo largo del mes; los cuatro arquetipos femeninos que nos pueden ser de gran ayuda para respetar y amar nuestra naturaleza. Para profundizar en este tema tan amplio, visita este enlace sobre El ciclo menstrual: cuatro arquetipos y cuatro lunas.

 

 

Nuestros ancestros y la menstruación:

Si echamos la vista atrás, nuestros ancestros consideraban que la sangre era mágica por sus poderes curativos. En algunas culturas, cuando las mujeres menstruaban, dejaban que la sangre se secara, la hacían polvo y la ponían sobre las heridas, esta acción ayudaba a regenerar los tejidos ya que la sangre posee gran cantidad de células madre.

Además, las mujeres menstruantesRueda ancestros se permitían el reposo durante su luna, para vivir plenamente el arquetipo de la bruja en el que nos adentramos durante la menstruación. Para la comunidad era un momento en que las mujeres poseían poderes intuitivos muy potentes y las respetaban por ello.

Ellos sabían que nuestra menstruación es totalmente sagrada. Sagrada porque contiene toda la información de lo vivido durante el ciclo menstrual, penas, alegrías, dolores y placeres; todas nuestras emociones y sensaciones están escritas en ella, es una parte de nosotras. Por esta razón es vital honrarla y darle las gracias por purificarnos cada mes.

A diferencia de nuestros antepasados, actualmente vivimos nuestro ciclo menstrual totalmente desequilibradas, sufrimos trastornos menstruales y no tenemos tiempos para escuchar nuestras necesidades. Una de las causas principales por lo que esto sucede, es porque en nuestra cultura predomina la energía masculina. Este hecho hace que muchas veces caigamos en la trampa de comportarnos como tal, pretendemos ser lineales y hacer todo lo posible por tener cada día el mismo rendimiento. Para despojarnos de todos estos condicionamientos que nos autoimponemos, debemos respetar nuestra naturaleza cíclica femenina.

 

Herramientas claves para conectar con nuestra menstruación:

A pesar de este panorama actual de desconexión, muchas mujeres queremos ser las protagonistas de nuestra historia y transformar la relación que hemos forjado con nuestra menstruación. Sólo en el momento en que pongamos atención a esta relación tan íntima, lograremos la transformación que estamos deseando. Aquí te regalamos estas herramientas super útiles a la hora de conectar con nuestra sangre:

 

  • El diagrama lunar es una herramienta sanadora con la cual aprendemos a observar nuestros patrones a lo largo del mes. Necesitamos paciencia y comprensión para hacerlo, así podremos sanar y transformar nuestras antiguas dinámicas, para renacer, respetándonos y viviendo en armonía con nuestro ciclo menstrual. Si quieres saber más sobre este método, puedes visitar nuestro artículo de Qué es un diagrama lunar y cómo utilizarlo.

 

 

  • Utilizar métodos alternativos a las compresas de plástico o los tampones es una gran herramienta para lograr una relación de amor hacia nuestra menstruación. Un método que recomiendo muchísimo es la copa menstrual. Es mi compañera desde hace unos años y estoy realmente sorprendida por el cambio que he experimentado desde que la uso. Gracias a utilizar este método, he logrado ser más consciente de mi sangre, ya que puedo ver la cantidad que despido, puedo tocarla, puedo ver su color y puedo guardarla en lugar de tirarla al váter. Para saber más, visita nuestra entrada de Cómo usar la copa menstrual y sus beneficios. Otro método alternativo son las compresas de tela que no contienen ningún tipo de  químico, son totalmente naturales y respetuosas con nuestra salud vaginal. Con ellas podremos ver nuestra sangre tal y como es. Además, el agua que utilicemos para lavarlas podremos reutilizarla, al igual que la sangre de la copa.

 

 

  • Ahora te preguntarás ¿para qué se puede utilizar la sangre? Bueno, esta es una herramienta que cada día utilizan más mujeres. Se trata de sembrar nuestra sangre. Para hacerlo diluyes la sangre de tus días en una botella con 1 litro de agua o más y le regalas esta agua llena de nutrientes a tus plantas, a los árboles y a la tierra; un gran abono natural. Esta acción nos ayuda a valorar nuestra sangre y a tomar consciencia de nuestra conexión con la tierra.

 

  • Compartir experiencias con las mujeres que nos rodean es una gran herramienta.  Nuestro ciclo menstrual es un tema del cual no se habla abiertamente en todos los ámbitos y siendo algo tan natural, el compartirlo con más mujeres es una forma de aprendizaje mutuo y de curación muy potente. Puedes hacerlo tanto en círculos de mujeres, como reuniéndote con las mujeres cercanas a tí. También es fundamental compartirlo con los hombres que nos rodean, parejas, hijos, hermanos y padres. Ellos son nuestros compañeros y también tienen derecho a conocernos mejor para poder acompañarnos y amarnos en nuestro proceso.

 

Me encantaría que estas herramientas aportaran luz a tu camino y al de todas las mujeres, para que cada una de nosotras pueda regalar un granito de arena al bienestar del mundo.

Te invito a que te sientas libre y cómoda para compartir tu experiencia. Comparte si crees que puede servirle a más mujeres! Gracias por tu leernos.

 

“Tu sangre, nuestra sangre, es sagrada.

Sangre de amor, sangre de vida, no de guerra ni de muerte.

Devuelve la sangre a la tierra, agradece su poder, sus beneficios.

Déjala correr para que alimente la tierra, la tierra que nos alimenta. “

Si quieres llevar una vida más natural y sencilla, únete a nuestra comunidad para estar al tanto de los nuevos artículos y de algunas sorpresas también;)

Please enter your name.
Please enter a valid email address.
Something went wrong. Please check your entries and try again.

Tampoco nos gusta el spam. Cancela la suscripción cuando quieras.

-También puede gustarte-

© 2020 Senderos de Cambio. Todos los derechos reservados