INICIO | CRIANZA CONSCIENTE | TUS PALABRAS MOLDEAN SU PERSONALIDAD

Tus palabras moldean su personalidad

 

 

Hace unas semanas que ronda por mi cabeza la idea de cómo afecta lo que pensamos sobre nuestros hijos en la relación que creamos con ellos y en la percepción que tienen ellos sobre sí mismos. Qué importancia tiene nuestra predisposición mental y emocional hacia ellos y, sobre todo, que importancia tiene lo que les decimos.

En lecturas y trabajos que realizo para mi crecimiento personal siempre llego a la conclusión de que todo apunta a nuestro autoconcepto. Cómo nos hablamos, qué creemos sobre nosotros, qué valor nos damos, etcétera, determina la sensación de adecuación hacia nuestra vida y lo que esperamos de ella.  Es en ese momento que me doy cuenta que muchas de las creencias, pensamientos y carga emocional que tenemos sobre nosotros mismos vienen de nuestra infancia.

Al conectar estas dos ideas comienzo a observar y analizar situaciones padres-hijos que tengo la oportunidad de presenciar, también la relación que tengo con mi propio hijo (que cumplirá 3 años en unas pocas semanas), y me doy cuenta cómo nuestras palabras -como padres- moldean su personalidad. Observo cómo un jucio se convierte en ellos en un rasgo de su personalidad. Me doy cuenta que las palabras que les repites constantemente son como un imán para su comportamiento. Confirmo cómo una etiqueta usada sistemáticamente se convierte en un lastre que tendrá que llevar por muchos años, sino toda la vida, y con la tendrá que pelear visceralmente para sacarse de encima.

Es fácil juzgar, es fácil ser crítico, es fácil decir los defectos, pero es mucho más valioso apoyar, compreder, impulsar, hacerles saber cuándo lo hacen bien. Una palabra de amor suma, una palabra de confianza aumenta su autoestima y refuerza su carácter. Están formándose, están haciéndose, recuérdalo, y nosotr@s debemos ayudarles a crear unos cimientos estables y fuertes, el resto lo harán ellos solos.

Amig@, que tus palabras hacia tus hijos sean bonitas, que tus jucios sean positivos, que tus etiquetas moldeen su amor propio, que el lastre que le crees para la posteridad no sea lastre, sino un globo de aire caliente que le ayude a elevarse como ser humano.

Un abrazo.

¡COMPARTE!

-También puede gustarte-