Cómo dejar la ciudad para vivir en el campo

 

Ya hace algún tiempo les hablé de mi experiencia al dejar la ciudad para ir a vivir al campo. Cómo terminamos dejando, mi pareja y yo, una ciudad grande y caótica como Barcelona para ir a vivir en un pueblito asturiano en medio del campo.

A pesar de que en muchos momentos la razón nos impulsaba a quedarnos en la comodidad de la zona de confort, nuestras ganas y la confianza marcaron la diferencia para conseguirlo.

El viaje ha merecido la pena. Perseguir lo que de verdad deseas, y llegar a conseguirlo, es uno de los mejores propósitos y satisfacciones de la vida vida.

Ahora sí lo importante, ¿cómo dejar la ciudad para ir a vivir al campo?

  • Toma una decisión y plántate en ella

    Si dejar la ciudad por el campo es lo que de verdad quieres, decídelo. Una vez lo hayas decidido actúa en consecuencia. Desde ese momento todos tus pensamientos, palabras y acciones deben estar encaminados a conseguir tu propósito.

    Habrán momentos de dudas, de miedo, incluso de aparente arrepentimiento. No importa, es normal. Estás totalmente acostumbrado a un estilo de vida que te tiene atado. Te tiene atado a la creencia de necesitar el sistema para sobrevivir. Te tiene atado la "facilidad" de cambiar tu tiempo por dinero. Te tiene atado a necesidades vanas con las cuales pretendes sustituir la verdadera felicidad. No importa, tomaste una decisión y la vas a llevar a cabo.

  • Confía en ti y en tus capacidades

    Dejar la ciudad para muchos consiste en cambiar completamente su vida. Dejar el trabajo, alejarse de los amigos y de la familia. Al menos ese fue mi caso. Muchos de mis miedos se basaban en las pocas oportunidades de trabajo que hay en el campo.

    La ciudad es como la colmena de nuestra sociedad. Allí tenemos oportunidad de sobrevivir, porque allí encontramos todo lo que necesitamos. O bueno, eso es lo que nos han dicho y lo que nos quieren hacer creer. Seguro que hay algo en tu vida que siempre has querido hacer. Escribir, tejer, enseñar a otros algo que se te da bien, tener un huerto. En fin, infinidad de cosas. Cuando confías y tienes claro lo que quieres hacer, los medios para conseguirlo aparecerán. Además, en mi caso, la vida en el campo es mucho más barata que en la ciudad.

  • Confía en la vida

    Ésta es muy fácil. Confía en la vida y en lo que te da. Pondrá en tu camino las circunstacias y personas que necesitas para conseguir lo que deseas. Cada situación será una oportunidad. No fuerces nada y permite que las cosas fluyan.

  • Tómate tu tiempo

    Cuando estás planeando y ordenando un futuro para que sea duradero, no hay prisas. Elige bien y entre muchas opciones. En nuestro caso estábamos seguros que queríamos vivir en una casa con terreno y naturaleza cerca, así que primero elegimos una región, para después poder buscar allí nuestra futura casa, la cual llegó poco después de un mes. Con esto quiero decirte que no te desesperes. Aplica el punto anterior y siéntete tranquilo porque lo que necesitas llegará.

  • Arriesga

    No se trata de ser suicidad o inconsciente, pero en la vida solomente arriesgando, saliendo de la comodidad de la seguridad, conseguiremos cosas realmente valiosas. Aunque haya aspectos de la decisión que todavía no estén del todo claras y tu mente te dice que vayas por camino seguro, no le hagas caso, no todo en esta vida puede estar bajo control. Acéptalo y déjalo ser.

  • Al principio, ten paciencia

    Lo comienzos requieren más esfuerzo, tiempo y ganas. Los cambios son muchos, por lo que tendrás que ser muy activo. Mudanza, dejar todo organizado en el sitio que dejas. Organizarlo todo donde llegas. Y organizar no es sólo mover las cosas de casa de un lugar a otro. Organizar es ir a empadronarse, cambiar los documentos del coche, inscribirte en la seguridad social, etcétera, etcétera.

    Por suerte, y así ha sido mi caso, la burocracia funciona mejor en las poblaciones pequeñas. Si te interesa conocer más sobre esta experiencia puedes hacerlo en Dejar la ciudad para vivir en el campo.

  • Ten la mente y el corazón abiertos

    Te adentras en un territorio desconocido. Tendrás nuevas experiencias. Conocerás nuevas personas, nuevas formas de entender la vida. Abre tu mente y tu corazón para recibir todo lo que esta nueva situación puede aportarte. Te aseguro que es mucho y muy positivo.

Aparte de los pormenores que puede haber en un proceso de cambio de casa y de vida en general, ¿cómo fue la mudanza?, ¿cómo lo hiciste económicamente? y ese tipo de preguntas, quería centrarme en la parte interna de esta decisión. Cómo fueron los cambios emocionales y en nuestra psicología.

Espero que nuestro ejemplo te sirva de ayuda o inspiración para conseguir cualquier propósito. Creo que estos pasos se dan en cualquier decisión o nuevo camino que tomes en la vida.

 

Si te gustó la lectura, ¡compártenos!

Si quieres llevar una vida más natural y sencilla, únete a nuestra comunidad para estar al tanto de los nuevos artículos y de algunas sorpresas también;)

Please enter your name.
Please enter a valid email address.
Something went wrong. Please check your entries and try again.

Tampoco nos gusta el spam. Cancela la suscripción cuando quieras.

-También puede gustarte-

© 2020 Senderos de Cambio. Todos los derechos reservados